diumenge, 21 d’octubre de 2012

de micro-relat gastronòmic




Arrodillado ante el tribunal, el reo finalmente confesó su pecado.
- Me gusta más el allioli que el foie.

Un ahogado murmullo recorrió la multitud.

5 comentaris:

Jose Padilla Rodriguez ha dit...

Micro, micro, hehe.

Pantxeta ha dit...

Libertad sin cargos.

Elena ha dit...

a ma casa en comptes de murmuri hagués estat seguit d'un gran aplaudiment!!!!

Elena ha dit...

a ma casa hagués estat seguit d'un gran aplaudiment!!!

Miquel ha dit...

un pecado muy bueno¡¡