dimecres, 13 de febrer de 2019

de llibres: Revolution de Pepe Barrena

LIBRO REVOLUCIÓN DE PEPE BARRENA

A aquestes alçades, tothom està d'acord que la generació de la revolució culinaria hispànica és ja cosa del passat. Amb Adrià al capdavant es van capgirar molts paradigmes i com passa amb totes les vanguardies, alguna cosa deixa pòsit i una altra part marxa per l'aigüera del temps. És la vida.

A la meva llibreria preferida quan viatjo a Galicia (Follas Novas, Santiago) vaig trobar aquest llibre que repassa més visualment que en profunditat cent plats o elaboracions icòniques d'aquesta generació. A cada pàgina un plat, a cada plat una foto i a cada foto un petit (potser massa?) text explicatiu.


Él llibre és en definitiva, una interessant recopilació d'alguns dels plats -alguns dels moments- que han marcat una època, ben interessant per als que -ai las- estiguin interessats en conèixer una cuina que ho va saccejar tot. Si a cada plat hi aparegués l'any en que es va crear, seria la repanotxa!

REVOLUTION
Autor: Pepe Barrena
Editorial: Planeta Gastro
ISBN: 978-84-08-1732-4

diumenge, 27 de gener de 2019

de Comer es una historia, llibre d'Oscar Caballero


Vaig comprar aquest llibre durant les vacances de Cap d'any, encuriosit per el titol juganer i la lectura ràpida de quatre planes a peu d'estanteria. Ja aposentat al sofà, vaig arrufar el nas davant el que -equivocadament, ara ho veig clar- em va semblar un exercici de cofoisme fregant el grau de xovinisme que sovint atribuim als nostres veins del nord:
Una de les tesi principals del llibre és la importància capdal i definitiva de la història espanyola en la configuració actual de la cuina a nivell mundial.

Llegit el llibre, els arguments a favor d'aquesta tesi agosarada son racionals i solvents, i sobretot es basen en bona part en el domini musulmà de la península durant gairebé 800 anys: els aliments que ens van aportar (alberginia, arròs, taronjes,... una munió descomunal) i el domini de l'aigua que va ser un avenç tecnològic definitiu que ens va marcar.

Així doncs, a les pàgines brillantment escrites per Oscar Caballero trobem literatura gastronòmica amb un punt barroc -qui soc jo per criticar-ho, acostumat a l'adjectivació excessiva i redundant- i molta substància. Divertits capitols breus, perles de coneixement amb el gust dolç del que apren sense gaire esforç i disfrutant.

En voleu una mostra? Aquí la teniu, es clar:

"Habíamos dejado a los cruzados en tierras d einfieles. Pero no hay que olvidar el oriente de Europa. En 1225 los cruzados alemanes irrumpen en Polonia -los teutones repetirían est ejercicio periódicamente, hasta 1940- y obligan a los polacos a una conversión por partida doble: al catolicismo -y vaya si se convertirán los polacos- y al consumo de bacalao, ya en la época inherente al credo y a sus limitaciones. Que no se limitaban a la carne.
El veganismo forzado d ela Cuaresma desconcertó por ejemplo a las gallinas, animalitos de Dios que carecen de un termostato que les impida fabricar huevos durante cuarenta días. Así nacieron los huevos de Pascua, originalmente huevos duros con inscripciones alusivas. Y las crepes o las tortillas fueron recursos para liquidar el exceso, esos huevos conservados entre paja.
Pero lo más fuerte del imperio vaticano sobre ambas carnes, la de la lujuria y la de gula, fue sin duda la explosión del consumo de bacalao en salazón
"
(Cap. 17, De la gallina desconcertada a la liga Hanseática).
Comer es una historia
Oscar Caballero
Ed. Planeta Gastro

ISBN: 978-84-08-18471-3

diumenge, 13 de gener de 2019

de la 'cocina furtiva' de Edorta Lamo: Arrea! Kanpezu


Mil habitantes tiene el pueblo donde Edorta Lamo (gran hacedor de pintxos de altura en A Fuego Lento en Donosti) arranca una aventura personal (Arrea!) que le ha de permitir guisar con chup-chup la cocina de la tierra donde creció. La montaña alavesa es fiera y dura, durante años reino de furtivos que sacaban provecho y sustento donde para los urbanitas sólo había monte y negación. Y lo hacían furtivamente, porque era la única manera.

"Cuidando el entorno, porque al fin y al cabo no se podían permitir perder lo único que tenían. Pero furtivamente. Y así durante una generación o dos, se escondió esta realidad porque los hijos fuimos a la capital y nos avergonzó lo que habían hecho nuestros padres y abuelos"

Lo cuenta Edorta en sala, un espacio de alta calidez con la bodega al fondo y una magnífica sala de fermentados que da gusto verla. De diez.


En la mesa pasan cordero, paloma, perdiz, trucha y jabalí. Con abundancia de elementos locales para el aderezo: endrinas, berrobuite (madroño),... una cocina de alto paladar con preparaciones tan suculentas como esa mezcla entre foie y sesos de cordero. "Si tienen características organolépticas parecidas...¿Porqué uno está tan cotizado y el otro se ve relegado a la casquería sin glamour?" Nos lo pregunta el cocinero a pie de mesa, y no sabemos qué responderle. Probablemente porque formamos entre todos, un colectivo snob y papanatas.


Bombón de castaña (es sólo la crujiente capa exterior) relleno de paloma. Explosivo bocado de delicadeza sublime. Uno de los grandes momentos de la noche.


La secuencia completa de la paloma con el bombón anterior, un descomunal consomé de paloma y una rillete hecha con la carne desfilada de la misma y las vísceras del bicho. De una potencia infinita.


Corazón de jabalí marinado con chorizero. Si los peruanos tienen el anticucho...¿Porque nosotros no podemos tener también nuestro corazón? Ensartado en la costilla, para más señas.


Uno de los aperitivos, la gilda hecha con el filet mignon de la paloma curada en sal y aceite de anchoa a modo de ídem. Sensacional.


La manzana osmotizada es el acompañamiento para el tiernísimo jarrete de jabalí. Ñam.


La patita de perdiz deshuesada y escabechada. El bosque en el plato.


En sala aparece una patata, cúpula finísima y crujente que revienta descubriendo un interior de cremoso puré (algunos le llamarán parmentier) con trufa y yema. Suculento y lo siguiente.


La espectacular mezcla de sesitos de cordero con foie y gelatina de pacharán.


La trucha de proximidad en dos fasses. En primer plano un tártar de trucha adulta con espirulina. En segundo plano una trucha en alevín frita -nos recordó a las frituras andaluzas- para comer de un bocado (literal, cabeza incluida) con mayonesa de jamón.


Uno de lospostres, en general poco dulces y  en los que nos hubiera gustado pillar más cacho de textura tierna y cremosa. En este caso, evocación de la nata superficial de la cocción de la leche tomada con miel.

Platazos, bocados exquisitos y sorpresa a través de una cocina que recupera desde la excelencia la tradición local. Una maravilla, oiga!