dimarts, 26 de febrer de 2013

de nouprojecte gastronòmic: Cultura Gastro

Que el fet gastronòmic és un fet cultural em sembla que a aquestes alçades és com assegurar que la Terra gira al voltant del Sol. Tot i la religiosa estulticia d'alguna rara avis, hi ha consens general. El que passa és que una cosa és saber-ho i altra és practicar-ho. Per això és motiu d'alegria quan algú fa una passa endavant i decideix tirar del carro. En sortim tots beneficiats perque millora el ecosistema.



Aquesta setmana s'ha presentat al món un nou projecte format per gent interessant, activa i de mirada inteligent al voltant de la vida i concretament de la vida gastronòmica. Cultura Gastro, un projecte que preten justament treballar i potenciar el vessant cultural del món gastronòmic a través de rutes, cursos, articles i comunicació. 
Al darrere aquest projecte hi ha la els gastròfils i també blocaires Carmen Alcaraz, Alberto Moyano, Mar Calpena, David Valdivia, Albert Molins i Raquel Lamazares. Els conec personalment a tots excepte a la darrera, i justament per això estic convençut de la validesa del projecte i del llarg recorregut del mateix.


A banda de a la seva web:  www.culturagastro.com també els podeu seguir la pista a la plana de Facebook: https://www.facebook.com/CulturaGastro?ref=ts&fref=ts 

I si voleu tenir ja mateix una primera aproximació a la seva proposta, aqui teniu el seu manifest fundacional.

- Cultura Gastro nace para investigar, preservar y difundir el patrimonio gastronómico y culinario. Consideramos la gastronomía como cultura y como tal reflexionamos alrededor de sus múltiples perspectivas: historia, economía, ciencia, antropología, filosofía, arte, religión, política… La gastronomía es el propio sostenimiento de la humanidad, moldea la vida de cada persona en todos los lugares del mundo y en todos los días de su vida.


- Somos un grupo plural, formado por gente con intereses y trasfondos distintos. Creemos en el debate, el libre intercambio de opiniones e incluso en la polémica.


- Rechazamos la idea de una gastronomía única formada sólo por grandes nombres y fechas. Sin embargo, reconocemos y honramos estos nombres y fechas y nos esforzamos por entender y divulgar sus aportaciones.


- Entendemos la perspectiva lúdica, de disfrute y placer de la cocina. Nos gusta cocinar, comer y beber, y leer y escribir sobre ello. Pero también nos interesa la reflexión. Consideramos que la alimentación trasciende su pura función utilitaria y por ello creemos que hay un conjunto de conocimientos socio-culturales que deben ser explorados y divulgados.


- No creemos en la gastronomía como un corpus inmutable. Pensamos que su transformación diaria es un proceso que debe seguirse y documentarse, en especial en lo que concierne a técnicas, alimentos, modelos de producción y negocio que tienen dificil continuidad. Aunque aceptamos las contribuciones de las marcas y complejos industriales, adoptamos una perspectiva crítica, de gastrónomos como ciudadanos y no sólo como consumidores o espectadores.

Podrieu pensar que aquest és un post laudatori a uns amics que començen una aventura. I és cert que hi ha part d'això. Però també és un post informatiu i premonitori: Cultura Gastro arribarà lluny i arribarà bé. Al tiempo. Molta sort i endavant les atxesssss!

12 comentaris:

etxeoquehai ha dit...

Pues yo debe ser que soy un estultícico, o como carallo se llame, pero, aunque creo que la Tierra gira (siempre y cuando convengamos en acordar el mismo significado para "girar") alrededor (idem) del sol, no tengo ni muchísimo menos tan claro eso de que el hecho gastronómico sea un hecho cultural. Entre otras cosas porque el concepto de lo "cultural" no es en si mismo más que una convención, por supuesto, para nada científica y en más ocasiones de las que se quisiera, una convención interesada.
Sí que puedo convenir gutosamente en que el "hecho gastronómico" es un hecho económico. A las pruebas me remito. De lo demás, pues, qué quiere que le diga: que depende.

Anònim ha dit...

Muchas gracias, Óscar! ¡Se agradece el apoyo y la confianza!! :) :) :)
Carmen

Alba ha dit...

Molt interessant.

Ricard Sampere ha dit...

Una mica en la línia del primer comentari... I pillant el joc irònic... Que si... Que la gastronomia és cultura.... Que ja m'ho crec.... Però soc dels que asseguren que un pèndol acaba en repòs... Que el "fregament" passa factura...;)

Salut...!

starbase ha dit...

Me pillais fatal de tiempo. Resumo: el lenguaje es convención y contexto, se puede argumentar y retorcer el concepto de cultura pero si sacas la gastronomía probablemente sea caminando sobre un alambre demasiado fino. Concedamos en todo caso que lo que es cultura seguro es la alimentación humana. Eso si, ¿No?

Ricard, doncs sí. La puresa es només una idea teòrica, i saps com jo que la entropia augmenta amb el temps. El meu cas és paradigmàtic en això. Però sempre és molt millor que hi hagi moviment i noves iniciatives, i més si al darrera hi ha gent maca. Que són amics meus, que sí, que ja ho admeto :D

Una abraçada i molt content de veure't de nou fustigant :)

etxeoquehai ha dit...

La alimentación humana? Bueno, pongamos que si, y dediquemos un ratillo a la escolástica.

La alimentación humana es cultura porque es una necesidad? Porque convengamos en que es una necesidad. Entonces... toda necesidad humana es cultura? Es la defecación cultura? No? Unas sí y otras no? En base a qué?

Dejo la escolástica que me estoy liando, y paso de nuevo al primer axioma.

Pongamos que LA FORMA en que un humano se alimenta es cultura, no la alimentación en sí. Dicho sea como axioma: no es que lo crea, es que me sirve para "alimentar" mis tesis, valga la gilipollez.

Lo que en absoluto comparto es que la gastronomía sea una especie de estadio superior de la alimentación. Y ya la barrila esa de relacionar -mejor dicho integrar- gastronomia como una especie de disciplina englobadora de "historia, economía, ciencia, antropología, filosofía, arte, religión, política…" le ha servido cojonudamente a Petrini y su mariachi para alimentar su ego y su cuenta corriente, y a los fundadores de Facultades de Gastronomía (Slow Food, BCC, parece que pronto Santo adriá) exactamente para lo mismo.

Y hablo, como sabes, desde mi posición de "experto" -malgré moi- en alimentación. Seguramente a mi ego le vendría bien eso de convertirme en cultureta, pero ya lo siento: mi escasa cultura me ha venido por otras vías. Y mi un poco menos escasa formación y experiencia en ese mundillo, para tener muy claro que la inmensa mayoría de los que se apuntan al carro de la cultura gastronómica harían muy bien en invertir su tiempo, en primer lugar, en formarse en eso que se llama "ciencia de la alimentación", y después, si eso, y si acaso, dedicarse a sacar todo el pecho que quisieran.
Desgraciadamente uno está ya hasta las bolingas de leer en revistas "de gastronomía" o de escuchar a "gastrónomos" en las ondas soltar tremendos topicazos, cuando no puras y simples estupideces.

Dicho sea con el mayor respeto y consideración, y no dudando que la única excepciónm a la regla que expongo sean las gentes estas del Cultura Gastro (no sea el cuento que me pillen en un rincón oscuro). Y usté, don Óscar, más por supuesto aún, que ya le pillaré al sol del verano, a ver si le lavo el cerebro.
PS. pordió, cuánto daño ha hecho brillat-savarin.....

Anònim ha dit...

Las migas y los gazpachos son distintos en según qué lugares. Pongamos que eso responde a diferencias culturales, aunque el "merchandaising" gastronómico sea otra cosa y dependa más de los "listos" que de la "inteligencia territorial e histórica".
¿Sabnquirodcir?
Berebundo de Atalante

starbase ha dit...

Uno nunca sabe de donde le va a venir el revolcón en esto del ruedo de los blogs. Bien, pongamos que una gran parte de aquello que se llama cultura y gastronómica obedece a menudo también a espúreos intereses. Aún está por venir el dia en que los minolles que cuesta un Picasso y las mansiones de Bisbal (por poner dos ejemplos que en mi mente habitan antípodas culturales) dejen de ser 'cultura' solo porque haby euros dubidú metidos en el fregao.

O dicho de otra manera: que muchos usan la palabra como escudo y cohartada lo compro. Pero al final viene siendo un asunto de donde pone uno la frontera mental de lo que es o no es cultura. Si hasta hay una cultura del pelotazo!! ;P

etxeoquehai ha dit...

Vale. Compro el argumento. Todo es cultura. Incluso la futbolística.

Pero.... si todo es cultura, por qué rayos se vende la cultura gastronómica como un valor AMDG, que diría un jesuíta?

El problema es que creo que he desenfocado el debate. A mí realmente lo que me mosquea no es que se hable de la gastronomía (sea lo que sea eso, que sigo sin tenerlo claro) como un fenómeno cultural. Lo que me mosquea es que se hable de gastronomía como de una especie de metaciencia: la puñetera piedra filosofal que abarca todo lo que el hombre ha sido, es y aspira a ser. Nada menos que el universo, ya no en una taza de te, sino en una loncha de fuá (por cierto, el fuá se sirve en lonchas?).
Y, en realidad, se le ponga todo el oropel que se quiera, y la comida no es más que eso: comida. Que puede estar buena, mala o regular. Nada más. Y nada menos.
Y del vino es que ya ni me molesto en hablar, sobre todo después de ver la referencia de xesco (tan preclaro como siempre) al eno-lomanismo.

LA COCINERA DE BETULO ha dit...

Vaig a veure la seva web.
Petons.

starbase ha dit...

Sacarme el futbol a colación justamente hoy es un golpe muy bajo, señor galego. Juas!

Si al final estamos de acuerdo, y aquí incluyo a Ricard también, cosa que ya sabíamos: en toda actividad humana hay un grado de acérqueme ese ascua. Empezando por este mismo blog.

Pero no podemos poner todo en el mismo saco, hay cosas que no resisten una comparación con otras. Y desde luego me ha gustado eso de que la comida no es más que comida ni menos que comida. El problema surge cuando con la comida queremos trascender, y joder, yo ya tengo canas a miles y lo que quiero es comer bien. Sin más.

Ricard Sampere ha dit...

Tens raó... En el fons tots (o quasi tots) d'acord... I com ja imagines la referència a l'entropia m'ha encantat...;)

Salut...!