dijous, 13 de juny de 2013

de les cartes de la vida


La vida de vegades és una mica hijaputa repartint cartes, diguem que en general no em sembla gaire justa com ens tenen muntada la partida. Per això sempre és interessant buscar-nos la manera d'anar millorant les nostres opcions i regalar-nos píndoles de felicitat i bellesa. Un bon invent és enviar cartes de vida.

Un paper el.laborat amb llavors de plantes aromàtiques que ens permeten plantar els paraules per a poder gaudir d'uns fantàtics brots de crèixens, pebre, rúca o alfàbrega.
Em sembla una idea preciosa, la veritat. Devant dels missatges que s'autodestrueixen en 5 segons que tant ens ha ensenyat el cine de Hollywood... cartes de vida que acaben donant sabor a la nostra amanida. Grande!!

http://www.papelflorescente.pt/



9 comentaris:

Maida ha dit...

Que maco Oscar! Em sembla una pensada preciosa.

etxeoquehai ha dit...

No es por joder, pero generalmente los brotes acaban palmando. Lo digo por experiencia.

MaryLou ha dit...

Preciós!!!!!

Gemma Vilabrú ha dit...

Al·lucinant!!! El que m'han agradat són les teves paraules, entrenyables!
Gràcies, Oscar!!!

Xesco ha dit...

Antes de que palmen los brotes, te los comes! Y que conste que a mí no se me mueren los brotes, que brotan, crecen y dan sus frutos.

Anònim ha dit...

Pues precisamente esta primaVera he sembrado tiestos varios del balcón con semillas de florecillas silvestres que venían en tiras de papel y... como los pimientos de Padrón (que algunos dicen no son de allí), unas -la mayoría- han brotado y otras non. Varias se han escogorciado, creo que por regarlas con poco cuidado, son tan delicadas... Ya han florecido unas blancas, puro trabajo de puntilla; están para comérselas pero, ay!, son "no comestibles hasta la fecha, pero que todo se arreglará, si Dios lo remedia".
Berebundo de Atalante

etxeoquehai ha dit...

Es que usté es un horticultor, y servidor un puto teórico. Pero conste que no me refiero a los brotes en general, sino a los brotes esos que vienen en papeliños poéticos.
Ahora que lo pienso, a lo mejor mueren de sobredosis.

Y, ya por último, me sorprende que un tipo de pelo en pecho como usté coma brotes. Sinceramente, eso de los brotes es, disculpando, una mariconada (en el sentido peyorativo del término), propia de gastromoleculares. Todavía me sorprenderá usté anunciando que ingiere hortalizas beibis, y ya, directo al soponcio.

etxeoquehai ha dit...

Ah, por cierto, se me olvidaba: si te comes los brotes, se mueren. Q.E.D.

starbase ha dit...

Por fin una ágria polémica como la que tuve con Iñaki Gabilondo.

Personalmente no suelo comer brotes porque son demasiado cuquis, prefiero ponerles un lacito o en su defecto pasear con ellos al atardecer con cielos teñídos de color pastel.

Además, leí en la prensa una vez que si los brotes son verdes ayudan mucho a levantar el país. Y yo soy muy patriota, mucho.